SCBWI

Society of
Children's Book Writers
and Illustrators

NUESTRO PASO POR LA FERIA DEL LIBRO DE BOLONIA 2019

Por María Jesús Costa

La feria del libro de Bolonia, en su 56 edición, fue los primeros cuatro días del mes de abril. Bolonia es el referente de las ferias profesionales de libros en todo el mundo. No en vano, este año ha contado con casi 1500 expositores y 29000 visitantes de todos los rincones del planeta.

Este año 2019 ha sido el año de los premios en Bolonia, ya que se han entregado más de 20 diferentes, de los cuales destacaremos el premio Internacional de Ilustración de Fundación SM que esta 10ª edición ha ganado Sarah Mazzetti y el premio Astrid Lindgren ganado este año por Bart Moeyaert. Además, el premio Bologna Ragazzi Award en la categoría de libros de 0 a 3 años ha recaído en la editorial española Zahorí Books. ¡Enhorabuena!

Tras la remodelación de varios pabellones de la feria, algunos stands habían cambiado de sitio, lo que hizo que los viejos del lugar anduviésemos un poco perdidos. Pero España tenía un gran stand que agrupaba muchas pequeñas grandes editoriales, rodeadas de otras editoriales españolas que tenían stand propio. Pronto este lugar se convirtió en el punto de encuentro de la comunidad española dentro de la feria y la frase “¡nos vemos en España!”, se convirtió en habitual.

Suiza ha sido la huésped de honor y su exposición “L’ABC della Svizzera” presentaba a 26 ilustradores suizos que ilustraron una palabra que comenzaba por cada una de las letras del alfabeto y relacionada con los 26 cantones suizos. Pero en la feria podían visitarse un total de 12 exposiciones, de las que destacaremos la exposición del Centro de Servicios, donde se exhibía el trabajo de 76 artistas de 27 países seleccionados entre 2900 participantes. 

Además, el tradicional muro de los ilustradores, que ya se extiende por las paredes de todo el hall principal, es soporte improvisado donde cada año los visitantes cuelgan sus trabajos con la esperanza de captar la atención de algún editor o agente, convirtiéndolas en un gran mural de arte.

Durante la feria, hubo muchas conferencias, talleres y clases maestras. Entre ellas, la conferencia multitudinaria de nuestro gran Emilio Uberuaga, y la que ofreció la asociación española de editores Álbum, que despertó gran interés en la comunidad internacional.

Pero Bolonia es mucho más de lo que cabe un pequeño texto como este. La librería, la zona de agentes donde se firman los grandes contratos, las largas colas de ilustradores esperando para que un editor les revise el portafolio, los helados sentados junto a amigos en cualquier rincón, las aglomeraciones, las colas para la comida, las pizzas y pastrinis, los capuchos, el nuevo puesto de sushi de este año, la tradicional y maravillosa fiesta de Ron con chocolate de Ekaré, o el gran valor de una silla al final del día.

Porque Bolonia es inspiradora, instructiva, abrumadora y enriquecedora, pero sobre todo intensa y agotadora. Al final, de tanto decir, —¡Nos vemos en España!– llegó el momento de vernos en España de verdad.

¡Hasta el año que viene, Bolonia!