SCBWI

Society of
Children's Book Writers
and Illustrators

Entrevista con Sergio Andricain y Antonio Orlando, escritores

Sergio Andricain y Antonio Orlando Rodríguez, nacidos en Cuba y ahora residentes de Miami, son reconocidos autores de libros para niños, jóvenes y adultos además de los fundadores-directores de la Fundación Cuatrogatos.

La Cometa(LC): Sergio y Antonio, platíquenos por qué decidieron crear la Fundación Cuatrogatos. ¿En qué año se estableció y cuál es su misión?

Después de vivir durante años en Costa Rica y en Colombia, donde estuvimos vinculados a distintos proyectos relacionados con la los libros y la lectura, en 1999 nos radicamos en Estados Unidos y decidimos crear una revista digital de literatura infantil. Esta publicación digital, que apareció en enero del año 2000, fue una de las primeras en español dedicada a este tema en Internet. En ella difundíamos ficción (narrativa y poesía), reseñas de libros, artículos y entrevistas con creadores, materiales útiles para los mediadores de lectura… Sin embargo, hubo un momento en que mantener la periodicidad se convirtió en una tarea complicada y decidimos convertir la revista en una suerte de banco de información sobre la LIJ.

En el 2011 rediseñamos nuestro sitio web y lo actualizamos tecnológicamente. También sumamos un blog y páginas en redes sociales como Facebook, Twitter, YouTube e Instagram. De esta manera Cuatrogatos se redefinió como una plataforma digital de información sobre la literatura infantil y juvenil escrita en español que ya lleva 18 años en línea y que es consultada anualmente por cientos de miles de personas de numerosos países.

En el año 2012 creamos la Fundación Cuatrogatos y comenzamos a trabajar no solo en la red, sino también en espacios reales, con una programación literaria, cultural y educativa tanto para niños como para adultos.

LC: ¿Por qué escogieron el nombre Cuatrogatos? ¿Ustedes tienen o han tenido cuatro gatos?

Nunca hemos tenido gatos (ni uno solo). Más bien el nombre lo tomamos de esa expresión que existe en español para denotar que una obra es resultado del esfuerzo y la laboriosidad de poca gente; en esos casos se suele decir: “Eso lo hicieron cuatro gatos”. Lo cierto es que fuimos dos los que iniciamos el proyecto, pero desde el principio contamos con un grupo de colaboradores que nos apoyaron con sus textos, sus comentarios y sugerencias. Cuando decidimos cruzar la frontera de lo virtual para tener una incidencia en nuestra realidad social más inmediata, también recibimos la ayuda de profesionales de diferentes áreas relacionadas con la creación, la edición y la promoción de la lectura. Estas personas han colaborado con nosotros en la organización de los talleres de capacitación que organizamos para maestros y padres, las presentaciones de nuevos libros, los seminarios… Es un trabajo arduo, que se realiza sin contar con todos los recursos económicos necesarios, pero nos reconforta saber que nuestras propuestas han ido creciendo en cantidad y calidad y que cada vez más cumplimos con las expectativas que nos hemos trazado con la fundación. Los proyectos de la Fundación Cuatrogatos involucran a numerosos gatos de distintas nacionalidades, que nos apoyan de forma entusiasta y generosa.

LC: Sabemos que una de las metas más importantes de la fundación es acercar a la gente a los libros y la lectura. ¿Por qué es tan importante, cómo hacen esto y qué resultados han tenido?

Buena parte del trabajo que desarrollamos en nuestro sitio web www.cuatrogatos.org y en las redes sociales está encaminado a promover libros y autores de calidad y a difundir textos acerca de la importancia de la lectura. Estamos convencidos de que los libros son un espacio privilegiado para contribuir a la formación de ciudadanos más analíticos, responsables, éticos y solidarios que demandan nuestras sociedades. En el caso particular de Estados Unidos, desde donde realizamos nuestra labor, apostar por la lectura de libros en español es, además, una manera de conservar el vínculo con las raíces culturales de la cada vez más significativa población de origen hispano.

Para acercarnos a este objetivo llevamos escritores a las escuelas, organizamos eventos literarios gratuitos dedicados tanto a niños como a adultos, realizamos seminarios de capacitación y exploramos formas no tradicionales de hacer que los libros lleguen a la comunidad. Un ejemplo de esto último es nuestro programa de bookcrossing Soy un libro viajero, que desarrollamos cada mes de julio y que este año llegará a su cuarta edición. Durante esas semanas del año, “abandonamos” en diferentes espacios públicos del condado Miami-Dade numerosos libros para niños y adultos, de disímiles géneros y temáticas, para que sean “adoptados” por las personas que los encuentren. Cada libro lleva una pegatina en la que se invita a quien lo encuentre a leerlos y a ponerlos después en manos de otra persona, para continuar su viaje de lector en lector. Este programa cuenta con el apoyo de varias de las más importantes editoriales y distribuidoras de libros en español, como Lectorum Publications, Santillana USA, Spanish Publishers y Penguin Random House, entre otras.

Nuestra experiencia nos ha demostrado que para una organización sin ánimo de lucro como la nuestra es clave establecer una red de alianzas estratégicas con instituciones que tienen aspiraciones comunes. Los vínculos con la Feria del Libro de Miami, el Centro Cultural Español de Miami, el Instituto Cultural de México en Miami, el Departamento de Asuntos Culturales del Condado Miami-Dade, el Sistema de Escuelas Públicas del Condado Miami-Dade, City of Coral Gables, Artefactus Cultural Project, Zunzun Arts & Education y otras valiosas organizaciones han sido decisivos para el desarrollo del trabajo de la Fundación Cuatrogatos.

La creciente asistencia a nuestros eventos y el interés que despiertan es un buen termómetro para medir la incidencia de estos esfuerzos de nuestra fundación.

En el terreno de la investigación de la literatura infantil y juvenil en español estamos muy contentos con la colaboración de Cuatrogatos con el Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil (CEPLI), de la Universidad de Castilla-La Mancha. Esta relación de trabajo ha dado como fruto libros como De raíces y sueños: 50 libros para niños y jóvenes de autores latinos de Estados Unidos (2013), Dos orillas y un océano: 25 autores iberoamericanos de poesía para niños y jóvenes (2015) e Historias de aquí y de allá: 25 autores iberoamericanos de narrativa para niños (2017). Estamos trabajando en un cuarto volumen enfocado en la narrativa juvenil de España y de América Latina.

También en el terreno de la investigación vale destacar un trabajo que publicamos en el año 2014, en colaboración con la Fundación SM: La aventura de la palabra, de Sergio Andricaín, libro donde se reúnen testimonios de casi un centenar de autores iberoamericanos acerca de su formación como lectores y escritores.  

LC: Ustedes organizan la Fiesta de la Lectura. ¿Qué actividades hay y que resultados han tenido?

Fiesta de la Lectura / The Reading Festival es nuestro gran evento del año, que realizamos en octubre, como parte de las celebraciones del Mes de la Herencia Hispana en Estados Unidos. Este año llegaremos a la sexta edición de esta jornada que ofrece un programa de actividades gratuitas durante toda una semana, dedicadas a niños, jóvenes y adultos, en escuelas públicas, universidades, salas de teatro, galerías de arte y bibliotecas. Organizamos talleres de literatura y visitas de escritores a escuelas, presentamos nuevos libros, realizamos seminarios para profesores de español, programamos espectáculos en los que la literatura se une a otras artes como la música, el teatro y la plástica… También publicamos y distribuimos de forma gratuita las tarjetas literarias Tris-Tras, con textos e ilustraciones creados especialmente para la Fiesta de la Lectura por destacados artistas iberoamericanos. Esta jornada ha ido creciendo y en las últimas ediciones hemos contado con la presencia de escritores como Carmen Posadas, de España; María del Sol Peralta, de Colombia; Martha Riva Palacio y María García Esperón, de México.

Los resultados son halagüeños, cada vez son más las escuelas que quieren que llevemos actividades literarias en español a sus estudiantes. Y aunque los recursos financieros son limitados, este evento no ha dejado de crecer y de recibir una gran atención por parte de los medios.

LC: El Premio Cuatrogatos se ha convertido en un referente para la gente que tiene que ver con la LIJ. ¿Nos pueden platicar sobre el premio? ¿Por qué y cuándo se instauró? ¿Quién conforma el comité de selección y cómo escogen los libros? ¿Cuántos libros reciben y de cuántos países?

El premio se otorgó por primera vez en el año 2014 y la decisión de crearlo la tomamos en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, por sugerencia de distintos autores, editores y libreros. El Premio Fundación Cuatrogatos se propone destacar obras significativas por sus valores literarios y plásticos; son libros que nos gustaron mucho y que queremos contribuir a que lleguen al mayor número posible de hogares, escuelas y bibliotecas. Estamos muy complacidos de la acogida que ha tenido este galardón entre escritores, ilustradores, editores, críticos, libreros y promotores de lectura.

El comité de selección del premio está integrado por un grupo de profesionales que colaboran con los proyectos de nuestra organización; como su formación profesional es muy variada –entre ellos hay escritores, educadores, bibliotecólogos, sociólogos, filólogos, teatristas y artistas plástico–, los listados de las obras premiadas cada año son fruto de una mirada multidisciplinaria y plural. Para la edición del premio correspondiente al 2018 se tomaron en consideración alrededor de 1.300 libros publicados por 188 editoriales de 19 países.

El proceso para otorgar el premio es largo y complejo. Se valoran todas las obras que llegan a la fundación y a lo largo de cada año, a medida que se avanza en su lectura, se hacen reuniones de evaluación para preseleccionar aquellas que nos parecen más sobresalientes. En una reunión final, como resultado del intercambio de criterios y de rigurosos debates, se escogen los 20 libros ganadores y se confecciona, además, un extenso listado de recomendados. Es un trabajo complejo, de carácter independiente, que se hace para poner el foco sobre obras de especial valor y llamar la atención sobre ellas. El folleto digital con los ganadores, finalistas y recomendados del Premio Fundación Cuatrogatos 2018 puede consultarse en español y en inglés.

LC: Cuatrogatos participa en la Feria del Libro de Miami. ¿Nos pueden platicar de lo que hacen en el marco de la feria?
En el marco de la Feria del Libro de Miami y en colaboración con su Programa de Autores Iberoamericanos, la Fundación Cuatrogatos realiza el Seminario de Literatura Infantil y Juvenil y de Lectura desde el año 2014. El objetivo de este evento anual es informar y actualizar a las personas que asisten al evento sobre libros recientes, tendencias literarias, autores importantes, la labor de las editoriales, las características de la escritura y la ilustración de obras para niños y jóvenes, el trabajo editorial y la necesidad del fomento de la lectura. Al seminario asisten padres de familias, maestros, bibliotecarios, autores, editores y otras personas interesadas en la literatura infantil y juvenil. El programa incluye charlas y paneles con creadores de distintos países.  Hemos tenido como invitados, entre otros, a Ana María Shua, Perla Suez y Luis María Pescetti, de Argentina; Yolanda Reyes, de Colombia; Gustavo Martín Garzo, Care Santos, Luis Leante, Pedro Cerrillo, Alejandro Palomas, Mariasun Landa, Juan Kruz Igerabide, Paloma Jover, Yolanda Arrieta, Miren Agur Meabe y César Sánchez Ortiz, de España; Jorge Galán, de El Salvador; David Unger, de Guatemala; Verónica Murguía, María Baranda y Ramón Suárez Caamal, de México; Afonso Cruz, de Portugal; Fanuel Hanán Díaz y Menena Cottin, de Venezuela, además de a creadores latinoamericanos radicados en Miami, como los cubanos Eddy Díaz Souza, Cristina Rebull, Iliana Prieto y Daisy Valls, el venezolano César Segovia y el chileno José Ignacio Valenzuela.

LC: El año pasado, Cuatrogatos recibió un reconocimiento de la organización Great NonProfits. Cuéntenos de este reconocimiento y qué significa para la fundación.

GreatNonProfits es una organización que goza de gran prestigio en Estados Unidos y que está dedicada a destacar a las entidades sin ánimo de lucro que trabajan en diferentes campos. Para nosotros ha sido un honor que hayan considerado sobresaliente nuestra labor y haber recibido tantas opiniones favorables sobre nuestros programas.

LC: La página de la Fundación tiene Miaublog, un blog con artículos, entrevistas y reseñas, entre otros. ¿Desde qué año aparece y reciben contribuciones? En el caso de que sí reciben colaboraciones, ¿con quién y a qué correo se tiene que poner en contacto el escritor para proponer el tema, la entrevista o la reseña? ¿Hay algún pago para lo que es aceptado?

Como comentábamos anteriormente, nuestro sitio web tiene ya 18 años de trayectoria. Por supuesto que recibimos colaboraciones, que son valoradas por un comité editorial que decide su publicación. Pueden ser enviadas al correo info@cuatrogatos.org. La Fundación Cuatrogatos no dispone de recursos para pagar por este tipo de colaboraciones.

LC: ¿Planes a futuro para la Fundación?

Nuestro propósito es consolidar los programas que desarrollamos a lo largo del año y continuar divulgando los buenos libros para niños y jóvenes en español. Queremos seguir siendo un espacio de confluencia para los creadores y promotores de lectura de Latinoamérica, Estados Unidos y España.

LC: ¿Nos pueden contar algo sobre los manuscritos en los que están trabajando actualmente cada uno?
Hay varios proyectos en camino. Con el sello Loqueleo, de Santillana USA, está por aparecer una colección firmada por los dos, que lleva por título A lomo de cuento. Se trata de recreaciones de cuentos y leyendas de distintos países de América Latina, con ilustraciones de destacados artistas iberoamericanos. También están en distintas fases de edición libros de cada uno de nosotros con editoriales como El Naranjo, de México, y Panamericana, de Colombia. Mantener el ritmo de trabajo de la Fundación Cuatrogatos sin relegar el trabajo personal de cada uno como escritor no es tarea fácil, pero estamos habituados a ese tipo de retos.